Don Duardos

10,00

El Don Duardos (1978–1979) de Carmen Martín Gaite está basado en la Tragicomedia de Don Duardos (¿1522?) de Gil Vicente (¿1465–1536?), el cual se inspiró, a su vez, en el Primaleón, una novela de caballerías del siglo XVI. El protagonista, Don Duardos, príncipe de Inglaterra, llega a la corte del Emperador Palmerín para retar a su hijo Primaleón. Al ver a la hermana del contrincante, la infanta Flérida, Don Duardos se enamora de ella y, disfrazado de hortelano, consigue permanecer a su lado trabajando como jardinero en la huerta real hasta llegar a enamorarla sin revelar su verdadera identidad. Gracias a los consejos y poderes mágicos de Olimba, una maga protectora, Don Duardos conseguirá el amor de la infanta superando, incluso, las aparentes barreras sociales que se imponen entre ellos. Flérida, por su parte, tendrá el valor de abandonar su reino para emprender junto al héroe un viaje hacia lo desconocido.

Aunque la obra gira entorno a las aventuras de Don Duardos por conseguir el amor de Flérida, Olimba se erige como la «segunda protagonista». Así quiso recrearla Martín Gaite. Ella es quien, realmente, mueve los hilos de la trama. Aunque está enamorada de Don Duardos, renuncia al amor, por ejercer con integridad su misión de musa y protectora del protagonista. Olimba encuentra su felicidad en ayudar y aconsejar a Don Duardos revelándose como una heroína independiente capaz de eclipsar con su sabiduría, madurez y fuerza moral las cualidades del héroe.

 

SKU: 9788409042319 Categoría: Etiqueta:

Descripción

El Don Duardos (1978–1979) de Carmen Martín Gaite está basado en la Tragicomedia de Don Duardos (¿1522?) de Gil Vicente (¿1465–1536?), el cual se inspiró, a su vez, en el Primaleón, una novela de caballerías del siglo XVI. El protagonista, Don Duardos, príncipe de Inglaterra, llega a la corte del Emperador Palmerín para retar a su hijo Primaleón. Al ver a la hermana del contrincante, la infanta Flérida, Don Duardos se enamora de ella y, disfrazado de hortelano, consigue permanecer a su lado trabajando como jardinero en la huerta real hasta llegar a enamorarla sin revelar su verdadera identidad. Gracias a los consejos y poderes mágicos de Olimba, una maga protectora, Don Duardos conseguirá el amor de la infanta superando, incluso, las aparentes barreras sociales que se imponen entre ellos. Flérida, por su parte, tendrá el valor de abandonar su reino para emprender junto al héroe un viaje hacia lo desconocido.

Aunque la obra gira entorno a las aventuras de Don Duardos por conseguir el amor de Flérida, Olimba se erige como la «segunda protagonista». Así quiso recrearla Martín Gaite. Ella es quien, realmente, mueve los hilos de la trama. Aunque está enamorada de Don Duardos, renuncia al amor, por ejercer con integridad su misión de musa y protectora del protagonista. Olimba encuentra su felicidad en ayudar y aconsejar a Don Duardos revelándose como una heroína independiente capaz de eclipsar con su sabiduría, madurez y fuerza moral las cualidades del héroe.